A veces si a veces no.

¿Te has puesto a pensar porque eres así?

Hoy por ejemplo desperté feliz, radiante, quiero cantar, quiero bailar, puse mi playlist favorita, y siento que nada podría dañar este día, nada parece imposible, todo tiene solución, el café sabe mejor, saludas al vecino, al conocido, al vagabundo, hasta al señor que se puso al lado tuyo en pleno tráfico, ¡Eres feliz ¡y el mundo lo sabe. Pero si me pongo a pensar, tres días atrás, esa misma persona, estaba sumergida en un llanto mísero e incontrolable, de esos en los que el ruido esta por dentro y no hacia fuera, las lágrimas no dejan de caer, no logras contenerlas, te duele alma, allí en la profundidad de la noche, no quieres luz, no quieres ruido, aunque tu mente no se calle y solo tú puedas escucharla, pasa que hay días en los que caigo rendida, sin un ¿Por qué? Sin un ¿Para qué?, solo hasta cuando se hace madrugada consigo que mi cansancio y sueño logren detener el llanto.

hay días en los que podría ser una heroína, con capa y todo, una que se forje con los  errores del pasado , aquellos que se aferran a mi cuerpo y alma , haciéndome sentir segura y decidida a realizar muchas otras cosas; otros día por el contrario, soy una cajita de cristal en medio del bosque, fiero y desabrigado lugar para algo que se rompe tan fácil ¿verdad?, con la primera lluvia ya sentí que todo vendría abajo, y ¡sí!,  tan  solo  con eso ya me siento frágil, los pasos de fieras salvajes a mi alrededor ya me tienen agobiada, hacen que me remita a algún lugar solo y oscuro, rogando para que nadie me encuentre o que alguien se apiade de mí.

A veces muy fuerte, a veces muy débil, sé que cada quien es distinto, sé que hay gente que todos los días se visten de valentía y enfrentan al mundo con mucha tranquilidad, otros  por el contrario son frágiles todos los días del año, lloran por todo y el miedo no les deja vivir felices  , y en el medio están otros como yo, o quizás este sola o quizás este con muchísima otra gente que al igual que yo somos inestables, somos volubles a cada instante de la vida, a veces  inquebrantables, a veces en pedacitos ; quizás el mundo nos obliga a hacer fuertes, y es el mismo mundo  quien nos rompe siempre, seria mentira  si dijera que siempre podre ser valiente, o que lograre que mis emociones sean  estables, eso no sucederá , yo necesito romperme de vez en cuando para sentirme viva, es increíble pero cierto y así soy, soy de las que inicia  con más fuerza después de cada caída, porque incluso en los malos momentos sé que todo pasara, que aprendí, que solté, que libere muchas cosas que me tenían agobiada y que nunca nada dura tanto como para no querer volver a sonreír o volver a llorar.

6 comentarios sobre “A veces si a veces no.

  1. Mientras las bajas de ánimo no dañen tu corazón, se puede empezar de nuevo a tomar las riendas de la vida. La inteligencia emocional puede controlar los altibajos. Me gustó leerte por toda la intensidad y sinceridad que imprimes a tus escritos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s