A ti, que me tienes siempre.

Cada mañana al despertar, imagino el momento en que pueda abrir mis ojos y encontrar los tuyos a 10 cm de los míos. Sentir tu aroma en mi almohada, y poner mi cepillo de dientes junto al tuyo. Caminar tomada de tu mano a donde quiera que nos lleve la vida. Visitar lugares nuevos, abrazarte después de una discusión, secar tus lágrimas cuando ya no puedas aguantarlas más, Soportar contigo las tormentas que depare el futuro, y acariciar juntos el verdadero significado de la palabra amor.

Entender que más que poseerte, quisiera entregarte; entregarte mi respeto, mi admiración, mi apoyo incondicional, y la mejor versión de una mujer enamorada, soñadora, fuerte y apasionada.  Imperfecta sin ánimo de disimularlo, pero con un deseo incontrolable, de vivir un amor idóneo, puro e invulnerable, resistente a las pocas posibilidades de perdurar en el tiempo, y en un mundo donde todo lo bueno se rompe con facilidad.  

3 comentarios sobre “A ti, que me tienes siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s